Familias en desventaja

Datos del Programa de Familias en Desventaja

Esta acción va dirigida a grupos familiares fuertemente marginados y excluidos, con el objetivo de mejorar el funcionamiento personal, familiar y social, estableciendo estrategias que favorezcan la rehabilitación e inserción.

Mediante entrevistas personalizadas periódicas y visitas a domicilio se establece con cada familia un plan de trabajo, el cual se va operativizando con el acompañamiento, seguimiento y evaluación que ejecuta el equipo formado por el personal contratado y los voluntarios.

Las familias destinatarias de esta acción son, en su mayoría, familias monoparentales con hijos menores con graves carencias económicas, con problemas de enfermedad (alcohol, drogas, …), carentes de empleo estable, que no están recibiendo el mismo tipo de atención por parte de otras instituciones.

Objetivos

  • mejorar el funcionamiento personal, familiar y social de las familias en dificultad estableciendo estrategias de carácter personal y global que favorezcan la integración de las mismas en la vida activa de la comunidad.
  • Ofrecer un espacio de acogida donde detectar las necesidades y potencialidades de cara a la intervención con la familia.
  • Buscar conjuntamente los medios para poder dar respuesta a las necesidades básicas: alojamiento, manutención y apoyo social.
  • Incidir en el desarrollo del proceso programado de rehabilitación personal recuperando e instaurando hábitos, habilidades sociales, etc,para conseguir autoestima y autonomía personal
  • Reallizar un seguimiento personalizado, grupal y comunitario.

Atividades

  • Entrevistas  semanales con las familias
  • Visitas a domicilio
  • Formación en el domicilio con apoyo personal para la adquisición de hábitos alimenticios, higiene personal, del hogar y otros acordes con el plan de trabajo personalizado.
  • Orientación para la intervención de los padres en el proceso educativo de sus hijos.
  • Apoyo escolar incentivando a los padres y facilitando medios materiales y personales.
  • Alfabetización de adultos.
  • Envío a las Cáritas Parroquiales de información útil para su trabajo con las familias así como recibir de ellos la información que tengan sobre su trabajo con las mismas.
  • Conexión con las instituciones públicas o privadas que están trabajando a nivel de pensamiento o actuación con familias.
  • Profundizar mediante procesos de formación en “el deber” ser de Cáritas y en nuestra tarea de animadores diocesanos.

Los comentarios están cerrados.