Presentación del vídeo Yo digo No a la Trata

Con motivo del Día Europeo Contra La Trata de Seres Humanos, hemos presentado el vídeo de denuncia y sensibilización YO DIGO NO A LA TRATA, en el Museo Provincial de Lugo.

En el acto, antes de la proyección del vídeo, los asistentes han podido escuchar los testimonios de dos personas que han sido víctimas de Trata. Experiencias sobrecogedoras sobre como dos personas fueron engañadas mediante falsas promesas, traídas a España y obligadas a ejercer, en este caso, la prostitución. Dos personas que con ayuda de más gente y entidades, pero sobretodo, por su fuerza, han conseguido salir de esa situación.

Posteriormente se proyectó el vídeo de denuncia y sensibilización. Es un pequeño granito de arena, pero muy importante; pues no mirar hacia otro lado y concienciarnos de esta grave realidad que padecen muchas personas en todo el mundo y en nuestro entorno más cercano, es el primer paso en la lucha contra esta lacra.

Queremos dar las gracias a las personas que han aportado su testimonio, a las que han participado en la realización de este vídeo y a los asistentes al acto.

Las Víctimas de Trata tienen de derechos

Hoy, 18 de octubre, Día Europeo Contra la Trata de Seres Humanos,  reivindicamos la lucha contra esta lacra que atenta contra los derechos humanos.

Queremos compartir con vosotros la campaña ¿Víctima de Trata de Personas? Tienes Derechos , para dar a conocer la posibilidad que tienen las personas que se encuentran en esta situación de ponerse en contacto con agentes especializados de la Policía y de la Guardia Civil, para recibir la ayuda necesaria para salir de ella.

Dia Europeo Contra la Trata de Seres Humanos

Con motivo de la reivindicación del Día Europeo contra la Trata de Personas, Cáritas Diocesana de Lugo participa y desarrolla diferentes actividades.

Hoy, jueves, participamos en la jornada que realiza la Rede Galega contra Trata en Ferrol.

Mañana, viernes 18 de octubre:

– Estaremos por la mañana de 10.30 h a 13:30h en la Plaza Mayor frente al ayuntamiento informando y dando a conocer a los ciudadanos/as la realidad de la trata de personas en nuestro entorno.

– Por la tarde, a las 19:00h en el Museo Provincial de Lugo, tendrá lugar la presentación del vídeo denuncia que se ha elaborado desde el Programa de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia en el que han participado personalidades lucenses de diferentes ámbitos.

Cáritas Europa insta a la nueva Comisión Europea a que ayude a las personas a salir de la pobreza

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se celebra hoy, Caritas Europa exige que la Comisión Europea se constituya cuanto antes para poder adoptar durante su mandato medidas urgentes contra la pobreza, las desigualdades y la exclusión social. El hecho de que la lucha contra la pobreza sea una prioridad en las Directrices políticas para la nueva Comisión es una señal de esperanza para los más de 112 millones de personas que sufren pobreza o exclusión social en Europa. Para Cáritas Europa, ahora es el momento de poner las palabras en acción.

Casi 25 millones de los más de 112 millones de personas que viven en situación de pobreza en la Unión Europea son niños. Debido a la transmisión intergeneracional de la pobreza, los niños que experimentan pobreza a una edad temprana tienen un mayor riesgo de crecer y convertirse en adultos en situación de pobreza.

“Cuando llegué al departamento de servicios sociales, me dijeron que estaba a punto de ser eliminada del registro por no asistir a la reunión programada en el servicio público de empleo. No recibí la carta informándome de la fecha de esa reunión. Como sanción, ahora estaré 6 meses sin ingresos, mientras mis gastos aumentan. No sé cómo me las arreglaré”. Este es el testimonio de Clara, de 26 años y madre de un niño, y que se encuentra en situación de grave precariedad.

Para poner fin al círculo vicioso de la pobreza, propuestas concretas como la Garantía Europea del Niño que garantizaría el acceso a los servicios a todos los niños, parecen prometedoras. Sin embargo, tales propuestas solo serán relevantes si se les dedican suficientes recursos y si se desarrollan en coherencia con los marcos existentes, como el Pilar Europeo de Derechos Sociales, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sobre todo mediante el reequilibrio económico y la adopción de objetivos sociales y ecológicos durante el Semestre Europeo.

Como denuncia Cáritas Europea, desde la crisis financiera y económica de 2008, las políticas de austeridad han estado presionando a los sistemas nacionales de protección social, socavando aún más la capacidad de los Estados para proteger a las personas contra la pobreza. Para respetar la dignidad humana, todos deberían tener derecho a dicha protección. Los sistemas eficaces de protección social contribuyen a reducir las desigualdades y a mejorar la cohesión social. La intención de la Comisión de reenfocar el Semestre Europeo en un instrumento que integre los Objetivos de Desarrollo Sostenible es un enfoque prometedor, al igual que la intención de aprovechar al máximo la flexibilidad permitida en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Sin embargo, la participación de las personas que viven en la pobreza en el diseño de políticas es esencial para desarrollar o mejorar servicios que satisfagan adecuadamente sus necesidades. Caritas Europa se compromete a continuar facilitando esto al involucrar a las personas en los procesos de políticas que les afectan directamente.

Como señala María Nyman, secretaria general de Caritas Europa, “la UE puede desempeñar un papel decisivo para garantizar que nadie se quede atrás. Las Directrices políticas ofrecen razones para confiar en que la UE avance hacia modelos sociales justos y sostenibles que mantengan las políticas familiares en el centro, proporcionen mercados laborales inclusivos y garanticen el acceso a sistemas adecuados de protección social para todos”. “Pero estas intenciones –añade— deben traducirse ahora en iniciativas políticas concretas para garantizar que las personas no sufran la pobreza, en una sociedad basada en la justicia social donde se defienda la dignidad de todos”.

Fuente: www.caritas.es

La Dignidad del Trabajo y el Trabajo Digno

Para celebrar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, el pasado lunes 7 de octubre, Cáritas Diocesana de Lugo junto a Confer, Juan Soñador y HOAC, organizamos dentro de la iniciativa Iglesia Unida por el Trabajo Decente; una charla coloquio en el auditorio de O Vello Cárcere de Lugo.

Nos alegra poder haber comprobado el interés de la gente por asistir a este evento.

En la charla/coloquio de título “La Dignidad del Trabajo y el Trabajo Digno. Una prioridad humana, una prioridad cristiana”,  D. Francisco Porcar, Licenciado en Historia y miembro de la HOAC; realizó una descripción certera del modelo del modelo socioeconómico en el que estamos inmersos que favorece la precarización del trabajo, menoscabando la dignidad de las personas que lo realizan.

Nos invita a movernos, a actuar, a no resignarnos dando por hecho que la situación de injusticia en la que vivimos es normal y no hay nada que se pueda hacer para cambiarlo. A que nosotros mismos demos los pasos, por pequeños que sean, como cambiar nuestra forma de consumir,  para caminar hacia una sociedad mas justa, que ponga a las personas por encima de la economía y no a estas al servicio del objetivo de la máxima rentabilidad que excluye a tantas personas y las trata como mercancía. 

Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, Cáritas Diocesana de Lugo se suma un año más a la iniciativa de Iglesia Unida por el Trabajo Decente y junto con la HOAC, Confer y Juan Soñador queremos invitaros a las actividades que se llevarán a cabo para celebrar esta jornada reivindicativa.

4 de octubre de 2019  – 20:00h

Vigilia de Oración por el Trabajo Decente 

Parroquia de La Milagrosa

7 de octubre de 2019 – 19:00h

Charla Coloquio LA DIGNIDAD DEL TRABAJO Y EL TRABAJO DIGNO con D. Francisco Porcar Rebollar, Licenciado en Historia y miembro del Grupo de Trabajo de Formación de la HOAC. Modera D. Jesús A. Fernández Aria, Delegado de Apostolado Seglar.

Auditorio do Vello Cárcere de Lugo

 

Informe FOESSA en Galicia: Uno de cada cinco gallegos se encuentra en situación de exclusión social

El Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo social en Galicia 2019, presentado esta mañana en Santiago de Compostela es un relato del momento de incertidumbre en el que nos encontramos, realizado al servicio de nuestros decisores políticos y de la sociedad en su conjunto. Ese el fruto de la investigación realizada por la Fundación FOESSA a través de la Encuesta sobre Integración y Necesidades Sociales 2018, reflejando cuáles son las características del eje integración-exclusión social, que van mucho más allá del tradicional modelo de análisis centrado en la pobreza monetaria y la privación material.

El Informe ofrece una descripción muy detallada en datos que explican la situación de las personas y los hogares en situación de exclusión en Galicia. Una comunidad con niveles elevados de envejecimiento, tasas reducidas de pobreza monetaria y desigualdad de renta, y un gasto social ligeramente superior a la media estatal.

El informe es “una mirada a nuestra cohesión social para analizar cómo vivimos y reaccionamos ante la gran recesión, cómo estamos enfocando la salida y cuáles son las consecuencias de la crisis en la poscrisis”, en palabras de Guillermo Fernández Maíllo, coordinador de la investigación y miembro del Comité Técnico de la Fundación FOESSA, pronunciadas en la presentación oficial del documento durante un encuentro periodístico que presidió el obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor Luis Ángel de las Heras Berzal, prelado acompañante de las Cáritas en Galicia, que animó a los presentes “a superar la lacra que representa la exclusión social”.

El director de Cáritas Diocesana de Santiago y coordinador de las Cáritas de Galicia, José Anuncio Mouriño Raño, señaló que el informe “es una fuente de referencia fundamental en nuestro diagnóstico social y representa el esfuerzo que desde Cáritas hacemos por lograr un diagnóstico ajustado a la realidad que nos permita poner en marcha actuaciones efectivas y adaptadas a cada problemas en cuestión”.

Población envejecida

El contexto demográfico de Galicia se caracteriza por una notable pérdida de población a lo largo de los diez últimos años y que, en esta Comunidad, ha caído un 2,6%. Se aprecian tasas de envejecimiento muy superiores a la media española, una reducida capacidad de atracción de población inmigrante y una tasa de fecundidad debajo de la media nacional.

Modelo de integración

En el Informe se da cuenta de que el modelo de integración es frágil: el 41,6% de la población gallega se encuentra en una situación precaria y cuenta con una alta tasa de vulnerabilidad social. Casi uno de cada cinco gallegos –470.000 personas— se encuentra en situación de exclusión social. El 9,1% de la población –245.858 personas– está en una situación de exclusión moderada y el 8,4% –226.946 personas– en exclusión severa.

La vivienda excluye

La vivienda es un motor elemental de la desigualdad y un factor clave en las dinámicas de exclusión social. En Galicia, la vivienda ha pasado a ocupar el primer lugar como causa generadora de exclusión social, desplazando a las dificultades relacionadas con el empleo, en el ámbito de las personas y hogares con mayor dificultad. En la Comunidad Autónoma el 64,9% de las personas en exclusión se encuentran afectadas por esta dimensión.

En el Informe se pone de relieve que el elemento de mayor exclusión es la vivienda: el 28,3% de la población residen en viviendas inseguras y el 18,9% en viviendas insalubres.

En lo relativo a los hogares, el 30% de familias numerosas, el 23,3 % de familias con hijos y el 22% de familias monoparentales están en situación de exclusión social. Se constata una mayor feminización de la pobreza: el 20% de los hogares sustentados por mujeres están en situación de exclusión.

Mercado laboral

La desigualdad en el mercado de trabajo está imponiendo el discurso de que el éxito final reside en la consideración del empleo como un privilegio y no como un derecho. El desempleo, y la precariedad, manifestada en temporalidad, parcialidad e itinerarios cíclicos que alternan períodos cortos de empleo con otros de desempleo, generan trabajadores pobres y excluidos, y limitan las posibilidades de integración de muchos colectivos.

Como dato a tener en cuenta es que el 12,3% de las personas que trabajan se encuentran en exclusión social en Galicia, y el 3,6% en pobreza severa.

El desempleo, a pesar de su reducción progresiva y de mejorar todos los indicadores relacionados, es una realidad persistente. La desigualdad en el mercado de trabajo está imponiendo el discurso de que el éxito final reside en la consideración del empleo como un privilegio y no como un derecho. La precariedad laboral se ha convertido ya en una forma de vida estructural en nuestra sociedad. Ello se refleja en que la tasa de trabajadores pobres es del 12,2 %, y que del total de la población excluida, 4 de cada 10 está trabajando, lo cual rompe la idea de que un puesto de trabajo y un salario saca a las personas de las situaciones de exclusión.

Los datos de la Encuesta FOESSA sostienen que cuando uno nace y se cría en un hogar con escasos bienes materiales y con ingresos reducidos aumentan las probabilidades de heredar la exclusión, lo que, desde la infancia, continúa limitando las capacidades de las personas menos afortunadas.

Aumenta la desigualdad

En la ponencia conjunta titulada “La sociedad desordenada e insegura. Riesgos globales a los que nos enfrentamos”, presentada durante el encuentro por Raquel Martínez Buján y Antonio Izquierdo Escribano, profesores de la Facultad de Sociología de la Universidad de A Coruña, profundizaron sobre la crisis financiera, la pérdida de empleo y las políticas de austeridad experimentadas en la última década. Señalaron que todo esto ha originado e impulsado “el aumento de la desigualdad social”.

Consideran que se trata de un crecimiento insano, y que la pujanza de la desregulación en el marco económico y laboral “nos ha metido como sociedad en un estado de inseguridad y escasez como forma de vida”. “La precariedad –alertaron— nos está configurando como ser social y nos descompromete con la vida en común”.

Los ponentes incidieron, asimismo, en que crece la precariedad vital, existencial y cívica. “Este sentimiento de inseguridad se acrecienta en el hogar, en las relaciones intergeneracionales, en la actividad laboral y en la insatisfacción con la democracia”. E insistieron en que en los ámbitos más básicos de la vida social domina la temporalidad, la ruptura, la falta de cooperación y de reciprocidad, y “la sensación de no sentirse un actor responsable del discurrir colectivo”. “Hemos salido de la crisis más impositivos y menos dialogantes”, concluyeron.

Inicio de las prácticas de Operarios de Limpieza en Silleda

Los alumnos/as del taller Operarios de Limpieza que el Programa de Empleo está desarrollando en Silleda, con participantes de Silleda y Lalin; han comenzado las prácticas no laborales en empresas de estas dos localidades con la intención de trasladar los conocimientos adquiridos durante la parte teórica al oficio real de este sector profesional.

Acción formativa desarrollada por el Programa de Empleo de CÁRITAS DIOCESANA DE LUGO cofinanciado por el Fondo Social Europeo, en el marco del Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social POISE 2014-2020, y la Consellería de Política Social con cargo a los fondos del 0,7% del IRPF.

Excursión a Laxe

El pasado viernes día 6 de septiembre, las mujeres del Programa de Mujer de Cáritas Diocesana de Lugo se fueron de excursión a conocer el municipio Laxe y su costa.

Desde hace años Caritas en su trabajo en favor de las mujeres víctimas de violencia, apuesta por crear continuos espacios de convivencia y trabajo en grupo con mujeres, apostamos por  crear momentos para salir de lo cotidiano y compartir juntas, creando lazos de reflexión y apoyo mutuo que nos fortalecen para afrontar las preocupaciones y dificultades personales. 

Un nuevo curso para amar y servir

Vicente Martín Muñoz, delegado episcopal de Cáritas Española, propone una serie de retos para renovar nuestra vocación de cuidadores, tanto de la naturaleza como de los más empobrecidos

Venimos de un verano que ha estado marcado, entre otras cosas, por la epidemia del ébola, por los fuegos, tanto en la Amazonía como en Canarias y por la crisis del Open Arms. Estos acontecimientos ponen en evidencia la crisis ecosocial que no acaba de verse y afrontarse adecuadamente y la ausencia de una política humanitaria por parte de la Unión Europea. Falta una política común y sobran normativas rígidas, que con frecuencia se utilizan para someter a las personas a la explotación laboral y son el caldo de cultivo para el gran negocio de las “mafias”.

Con el Papa Francisco tenemos claro que no hay dos crisis, sino una sola que tiene una misma raíz: un modelo de desarrollo basado en el crecimiento económico y en un consumo “histérico” e insaciable, que produce, por un parte la esquilmación del Planeta y, por otra, la polarización de las desigualdades. Cáritas no puede dejar de escuchar ni el grito de la tierra ni el grito de los pobres.

La Amazonía está en llamas. Pero no solo se trata de los incendios forestales, el fuego que asola la Amazonía es también el de la doble moral: dominación, exclusión, explotación, indiferencia etc. Lo mismo ocurre con la crisis de los refugiados: no solo son las olas del Mediterráneo las que derriban y ahogan, sino las olas de xenofobia y rechazo al extranjero pobre, y la creciente ola de los que sospechan y estigmatizan a los que ayudan a las víctimas. Ante todo esto no podemos permanecer como espectadores del debate público. Nuestra incidencia política ha de estar presente porque es necesario crear leyes justas para cambiar condiciones injustas, de manera que nadie tenga que huir la pobreza, de la violencia y de la persecución, de los desastres naturales (¡cuántos estarán siendo desplazados ahora de la Amazonía!).

Apostar por el cuidado de la creación y seguir trabajando por hacer realidad los cuatro verbos, que configuran las líneas de acción marcadas por Francisco: acoger, proteger, promover e integrar, han de ser líneas prioritarias de nuestro quehacer en este curso.

Por otra parte, vemos con esperanza el Sínodo de la Amazonía, que nos puede ayudar a renovar nuestra vocación de cuidadores, tanto de la naturaleza como de los más empobrecidos. Valoramos la mayor conciencia de toda la Iglesia en temas de migración, así como la apuesta de nuestra Iglesia española en la participación de los jóvenes, también éstos tienen mucho que aportar a nuestra labor caritativa y social.

Creo que la ecología, el drama de las migraciones forzadas, la dimensión universal de la caridad, el cuidado de nuestra acción sociocaritativa y el cuidado de los agentes de caridad, especialmente de los más jóvenes, son grandes retos para un nuevo curso, que todos y cada uno, desde su equipo, hemos de abordar.

Este comienzo de curso hemos de vivirlo como un tiempo propicio en el que nos hacemos conscientes de los dones que tenemos y de la misión encomendada. Aprovechemos el curso para dar lo mejor de nosotros y estar en continuo aprendizaje para un mejor servicio a la Iglesia, a la sociedad y en especial a los más empobrecidos, destinatarios preferenciales de nuestra acción. En ello nos va el vivir con vocación y sentido. Ahora es el tiempo de la creación, es el tiempo del cuidado, es el tiempo del servicio. Poniendo este nuevo curso en las manos de Dios, os animo a todos y os deseo un buen curso.